Suscripción a 1 de 500.

A los 75 años de la muerte de Federico García Lorca.


El 19 de agosto de 1936 el poeta granadino Federico García Lorca fue asesinado por milicianos del bando nacional en el camino que va de la localidad de Víznar a Alfacar. La acusación principal era su republicanismo, aunque también tuvo que ver su condición de homosexual, e incluso, un enfrentamiento por envidias y traiciones familiares. El hecho fundamental es que España perdió a un intelectual, un poeta universal, un artista irrepetible. Un día como hoy que ahogó para siempre sus versos en un llanto terrible, infectado por el odio fratricida de la Guerra Civil, hace 75 años y hoy, en este triste aniversario, no quería dejar pasar la oportunidad de dedicar unas sencillas líneas para ensalzar y recordar a una persona, que para mí significa mucho, que para todos es un ejemplo de amor a su tierra, de valor humano y sensibilidad, quiero abrazar sus versos por el gozo inmenso que nuestra lengua recibe en su conjugación, con el mimo y la maestría que solo Federico García Lorca supo escribir con su pluma.

En breve, saldrá a la venta las obras completas de Lorca, por el mejor historiador de su obra, el escritor irlandés Ian Gibson; será posiblemente la mejor recopilación de su vida y de su trayectoria literaria que jamás se haya podido ver junta. Pero en una fecha como esta, yo tan sólo me conformo con una meditación, un recital, una lectura a un poema precioso a mi tierra, a su tierra, nuestra querida Andalucía.

Se llama “Baladilla de los tres ríos” y fue compuesta en noviembre de 1.921 y publicada por Editorial Ulises en 1.931 en el libro “Poema del Cante Jondo” y está dedicado a su amigo, el profesor canario Salvador Quintero y dice así:

El río Guadalquivir

va entre naranjos y olivos

Los dos ríos de Granada

bajan de la nieve al trigo.


 
¡Ay, amor
que se fue y no vino!



El río Guadalquivir

tiene las barbas granates

Los dos ríos de Granada,

uno llanto y otro sangre.



¡Ay, amor

que se fue por el aire!



Para los barcos de vela

Sevilla tiene un camino;

por el agua de Granada

sólo reman los suspiros.



¡Ay, amor,

que se fue y no vino!



Guadalquivir, alta torre

y viento en los naranjales

Darro y Genil, torrecillas

muertas sobre los estanques.


 
¡Ay, amor

que se fue por el aire!



¡Quién dirá que el agua lleva

un fuego fatuo de gritos!



¡Ay amor,
que se fue y no vino!



Lleva azahar, lleva olivas,

Andalucía a tus mares.



Ay, amor

que se fue por el aire!


0 comentarios:

 

Blogger news

Aquí se muestra toda mi actividad en Twitter.

Blogroll

About

Sitio certificado por
Anuns
2 bedroom houses
lavoro accessori